Relatos Terror

Relatos de terror

Serie Z

Relatos de temática zombie

Relatos Fantasía

Relatos de fantasía

Otros

Relatos de temas diversos

viernes, 30 de mayo de 2014

HVP Webzine vol. 4

Ya está disponible el Webzine Vol. 4 de Horror Vacui Project, ésta vez dedicado a la Ciencia Ficción. En él, encontraréis relatos, reportajes, reseñas de autor e increíbles ilustraciones. También hay un microrelato escrito por una servidora que espero que os guste :)

>> Click en la Imagen para verlo <<

El Último Juego de Niños, Capítulo 31 por Elizabeth Thor



Massie Williams es Mandy
Mandy pasaba casi todas las horas en el laboratorio del hotel que estaba en el sótano, la jovencita de trece años pasaba las horas preparando las drogas que distribuía por la ciudad. Su gran inteligencia le había convertido en una estrella en la universidad y la niña repelente para sus compañeros. En vez de tomar su leche con cacao delante de la televisión viendo los dibujos animados o jugando a los videojuegos se quedaba en casa leyendo libros llenos de física y química. Con los años, la cría se convirtió en una ególatra que miraba por encima del hombro a la gente de su edad y a los jóvenes que eran sus compañeros en la universidad. La chica de pelo corto y oscuro, de piel pálida que no había visto hace meses la luz del sol. Sus grandes ojos envueltos en ojeras tras noches sin dormir. Jugaba creando pastillas o cortando pequeños animales. Las últimas horas habían sido bastante interesantes ya que sus micrófonos le habían dado mucha diversión, esos pequeños trastos que había puesto por la habitación de Matt y extrañamente la palabra “adulto” se había escuchado demasiadas veces en las últimas horas. Se preparó su pipa para fumar los delicatessen que ella se preparaba, siempre lo mejor y nunca adictiva solo te despertaba unas horas más, comenzó a pensar en la ultima vez que vio a un adulto y fue en esa universidad llena de cadáveres. Unos insectos que se merecían morir por su baja inteligencia.
Al salir de su habitación, Mandy recorrió los laboratorios donde unos niños preparaban las drogas que dominaban las calles, críos que no habían visto nada más que esos laboratorios y que sufrían por sus cadenas o la mala alimentación para morir trabajando. Abrió la puerta del sótano y se puso su gorra para poder esconderse entre los hombres y mujeres de Matt. Katty se encendió un cigarro y comenzó a pasear por los pasillos del hotel, estaba pensando en como ejecutaría a la adulta y se perdía en sus ideas de sangre. La joven psicópata se tropezó con Mandy sin saber ni siquiera quien era:
-Enana, ten cuidado. Tengo mis jodidas armas armadas…
En el corazón del hotel, la sala de reuniones era donde casi corría la vida de todo el ejército de Matt y donde los rumores corrían entre los jóvenes, donde el rumor sobre la adulta había corrido como la pólvora. Katty se encendió un cigarro y comenzó a andar entre la gente buscando un sitio donde encajar y pasar desapercibida. La joven se giró al ver como la mano de Sam se poso en su hombro:
-¿Qué piensa hacer Matt con la mujer?-Preguntó Sam.
-Cállate y vamos a cualquier habitación, no quiero que nadie se entere de la sorpresa.
Katty abrió la puerta de la habitación y vio que estaba ocupada por una pareja de chicos en pleno énfasis amoroso, la chica hizo un gesto y la habitación se vació al instante por el miedo que le tenían. Sam entró ansioso de saber más sobre el futuro de la adulta:
-Dime, Katty ¿qué coño quiere hacer Matt con la adulta?-Preguntó de nuevo Sam.
Katty suspiró al escucharle ya que sabía que más de uno estaría nervioso por el descubrimiento y comenzaría a pensar con la entrepierna al saber la existencia de una persona de más de 18 años:
-Matt quiere haceros un regalo y demostrar su poder. -sacrificaremos a la adulta-Katty se llevó un dedo a la boca-Yo le cortaré la cabeza delante de todos.

Miley Cyrus es Katty

Sam suspiró y miró a los ojos a su compañera:
 -¿Crees que dejaría que me la follara? 
-Vaya, veis un coño madurito y los tíos os volvéis locos, es tan jodidamente tópico…
Sam cogió de los hombros a Katty y le miró relamiéndose los labios:
-Entonces me dejarías echarte un polvo, querida Katty…
Katty le puso una de sus pistolas en la entrepierna y le miró a los ojos sonriendo:
-No me acostaría con un tío tan asqueroso como tú.
Mandy andó por el hotel buscando la habitación donde estaba presa la adulta, quería verla para recordar como eran los adultos ya que poco a poco iba olvidandolo, quería seguir aprendiendo y saber si eran tan estúpidos como les recordaba. Abrió lentamente la puerta de Matt y allí estaba el fumándose un cigarrillo en su confortable sillón, sonrió al ver a la ratita de Mandy entrando en su habitación:
-¿Qué tenemos aquí? El cerebrito de Mandy Suliban, ¿qué coño quieres? Tendrías que estar en los laboratorios preparando más mercancía…
-Matt, quiero verla, quiero ver a la adulta… Quisiera sacarle hasta la ultima gota de sangre para saber por qué ha vivido tanto, la quiero cortar a trocitos y sacar su secreto-Dijo Mandy.
Merlyn tenía los ojos secos de tanto llorar y veía como el futuro se volvía más oscuro por minutos, tenían a Tommy y a sus jóvenes amigos encerrados a merced de un loco como Matt y ella sería asesinada por disfrute de unos críos. Sentada en la cama de aquella gran habitación esperaba su inevitable final.
Se abrió la puerta lentamente y Merlyn vio como entraba una curiosa Mandy, ésta la recibió con una sonrisa pensando que no podría hacerle daño una cría como aquella, pensando que no podría sufrir más en aquella últimas horas:
-Tú, pequeña ¿quién eres?-Preguntó Merlyn.
Mandy se acercó a ella muy curiosa ya que hacia mucho tiempo que no había visto una adulta, lo primero que hizo al acercarse fue acariciar el rostro de Merlyn y disfrutar de ese tacto que daba los años.
-¿Eres una adulta? Es increíble pensaba que todos habíais muerto por vuestra estupidez…
-¿Qué?-Pregunto Merlyn.
Mandy sonrió al escucharla ya que le recordaba a los estúpidos adultos que la rodeaban en la universidad, le recordaba su bajo intelecto y sobre todo a esa inepta madre con ese bajo intelecto. Si desaparecieron los adultos era para que la raza humana evolucionara y desechar a la basura genética:
-Desaparecieron los dinosaurios para que evolucionaran los humanos y murieron los adultos para que naciera una raza mejor, aunque yo haría una pequeña limpieza para exterminar a gente tan estúpida como Katty y los demás chicos… Qué ganas tengo de tener tu cadáver para investigar por qué has vivido tanto.
Eso dejó helada a Merlyn ya que no estaba preparada para escuchar esas palabras de una niña como aquella, no pensaba que tanta crueldad nacieran de esos ojos tan grandes e inocentes.
... Capítulo 32 ...

sábado, 24 de mayo de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 30 por Elizabeth Thor


Sarah Paulson es Merlyn

Melissa agachó la cabeza al ver que no podía hacer nada para detenerlos y descubrirían su secreto, se convertiría en un espectáculo para Matt, sabiendo que podría hacerle daño al no entender que tenía delante suyo a un ser como Merlyn. Katty sonrió al ver que como Matt le quitaba lentamente la capucha tras una gran curiosidad y sin saber lo que se escondía tras de aquello, un mechón de pelo rubio cayó por debajo de la capucha y lentamente el rostro de Merlyn fue descubierto. Los ojos del chico se abrieron como platos al ver que esa chica era una mujer de más 18 años, por sus arrugas le convertían en algo diferente. Melissa comenzó a gritarles sin cesar:
-¡¡¡Déjala tranquila!!!-Gritó Melissa.
Katty empujó a Melissa y le apuntó con una pistola ya que estaba harta de escucharla:
-Cállate, furcia. Me estás cansando…
Matt miró a Merlyn de arriba a abajo y le cogió fuertemente del pelo, le comenzó a mirar fijamente queriendo ver cada una de sus arrugas y poder oler ese extraño olor de vejez que desprendía. Un lágrima se resbaló por su rostro lentamente, al sentir el dolor que le producía ese tirón.
-Jamás había visto a una mujer de más de 18 años, hace tiempo que no había visto una jodida adulta.
-Yo hace tiempo que no veía a un fanático como tú-Dijo Merlyn.
Matt le cogió fuertemente de la cara y le miró a los ojos, le gustaría abrirla en canal para saber su secreto para poder vivir tanto años.
Sarah miró a sus amigos quería darles fuerzas y que supieran que podían escapar de allí, miró a su alrededor y vio a Jack junto a Tommy que estaba sentado en un rincón limpiándose las lágrimas. Lilith sentada en una silla casi ausente encerrada en su mundo y a su lado Bob acariciándole los hombros casi intentando encontrarla de nuevo. Maggie estaba pensativa pensando en su final. Dean cogió de la mano a Sarah y le dio fuerzas para ser la líder como siempre había sido:
-Por favor, chicos, tenemos que salir de aquí y no dejar que nos hagan daño… Aun podemos terminar nuestro plan.
Se abrió la puerta lentamente y entró Matt acompañado por Katty, sonrió al ver a los chicos y les miró con prepotencia ya que tenía algo que ellos se empeñaron en esconder.
-Bueno, chicos, tengo dos sorpresas para vosotros.
Katty se dirigió hacia la puerta y cogió a sus dos rehenes fuertemente de los brazos y les obligó a entrar en la habitación:
-Tenemos a la encargada de la biblioteca, creo que es la novia de uno de vosotros…
Jack al verla intentó acercarse a ella ya que no quería que le hicieran daño, el único amor de su vida y la mujer a quien amaba. Matt le apuntó con su pistola para que no diera un paso más, Tommy agarró fuertemente a su amigo para que no le dispara.
-¡¡¡DÉJALA TRANQUILA!!!-Gritó Jack.
Matt hizo un gesto a Katty para que empujaran a Melissa contra Jack ya que la chica no era lo mejor de la fiesta:
-Te dejaré que estés con Jack estas horas antes de ser ejecutados.
Jack abrazó con fuerza a Melissa y esta comenzó a llorar a rencontrarse con él, pensaba que jamas volverían a estar juntos hasta aquel momento. Tommy se acercó a ellos y abrazó a Melissa, le miró a los ojos entristecido:

Emma Watson es Melisa

-Y Merlyn, ¿donde está?
Katty arrastró a Merlyn hacia dentro de la habitación y la tiró al suelo, Matt la cogió fuertemente del pelo y miró a los chicos encarcelados:
-Mira lo que tenían escondido Jack y su amigo: un adulto, un jodido adulto.
Tommy miró asustado hacia su querida amiga e intentó corre hacia ella para defenderla, pero Jack y Melissa le cogieron de los brazos, Sarah y Dean asombrados no podían creer lo que veían un “adulto”. Bob no podía creer lo que estaba viendo ya que era imposible que quedara alguno de ellos con vida, su amiga Maggie se acercó a él y le miró a los ojos:
-No puede ser cierto, Bob, no puede ser un adulto como mis madre o mi padre. Pero si murieron todos.
Lilith sentada al fondo de la habitación comenzó a reír sin cesar:
-El demonio a salido de su escondite con apariencia de adulto…
-¡¡¡DEJADLA EN PAZ, POR FAVOR!!!-Gritó Tommy.
Matt cogió del pelo a Merlyn y miró a los chicos, comenzó a sonreír ya que sabia lo que haría con aquella adulta:
-Mañana acabare con la ultima adulta, la sacrificare ante mi gente…
-Le cortaremos el pescuezo y derramaremos su sangre-Dijo Katty.
Matt cogió con fuerza a Merlyn del brazo y la sacó de la habitación dejando a Tommy llorando desconsoladamente al escuchar que harían daño a su amiga y demasiadas preguntas entre los chicos, como podía seguir viviendo una adulta:
-Por favor, decirme como puede seguir viva una adulta, ¿como es que no le ha explotado su corazón al cumplir los dieciocho años?-Preguntó Sara.
-No puede ser una adulta, no puede ser-Dijo Maggie.
Bob se quedó pensativo al ver como se llevaban tan pronto a Merlyn.
-Que importa, la mataran. Ya no importa saber cómo quedó una adulta viva.
Melissa cogió con fuerza a Tommy para que llorara en su hombro ya que por dentro estaba destrozado al saber que Merlyn moriría dentro de poco, Jack se acercó a la pared y le dio un puñetazo furioso ya que se sentía impotente:
-Ella no es una adulta, es como mi hermana-Dijo Tommy entre lagrimas.
Dean se acercó a Jack ya que tenia muchas preguntas:
-¿Cómo puede ser, Jack? Es una adulta…
-Una adulta que sabe como superar los dieciocho años…-Dijo Jack.
... Capítulo 31 ...

martes, 13 de mayo de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 29 por Elizabeth Thor



Miley Cyrus es Katty

La noche todo lo sabe y sabe que alguna vez has tenido miedo, en sus venas corren cientos de historias y sólo una es capaz de llegar al amanecer. Melissa tenía las manos atadas y estaba tirada en el sofá, no se atrevía a moverse por miedo a recibir un disparo de los hombres de Matt. Cerca de ella y atada a una silla estaba Merlyn que se había convertido en un monstruo de feria para aquellos críos que hacía años que no veían a un adulto. Por el largo pasillo se escucharon las espuelas de las botas de Katty que se dirigía al apartamento de Tommy, le habían informado que en el apartamento había algo increíble. Antes de poder entrar se encontró con Sam que se encendía un cigarrillo:
-No te vas a creer lo que hemos encontrado allí dentro, Katty, es increíble-Dijo Sam.
-Espero que sea importante quería divertirme con los golpistas…
Sam le cogió fuertemente del brazo y miró a los ojos a Katty:
-Es un ADULTO…
-Estás gilipollas, los adultos se extinguieron, como mi virginidad.
Al entrar en el apartamento Katty se quitó las gafas de sol para ver a las dos chicas que estaban en el apartamento, pero allí delante de ella estaba algo que no podía imaginar: un adulto, puede ser que fuera el último:
-No me jodas, pero si es cierto…
Katty se acercó a Merlyn, comenzó acariciarle el rostro al ver aquellas arrugas y ojeras, en su rostro se marcó una sonrisa curiosa ya que pensaba que los había olvidado por completo. Le tiró fuertemente del pelo, Melissa comenzó a gritar al ver que le hacían daño:
-Déjala tranquila-Dijo Melissa.
-Dime, adulta ¿qué edad tienes?¡¡¡¡DIMELO!!!-Grito Katty.
Merlyn intentó no comenzar a llorar, intentó ser fuerte ya que Tommy hubiera deseado que lo fuera:
-Tengo 35 años...
Katty comenzó a pensar, comenzó a contar con sus dedos ya que era incapaz de pensar más allá del 18, era incapaz de imaginar que alguien pudiera vivir más que ellos:
-Joder, 35 años. Eres la persona más vieja del mundo…
Matt se quedó pensativo en su habitación ya que no podía entender como alguien podía sacrificarse o intentar retarle, pero allí estaba Jack que le retó y tuvo valor en gritarle. Lo que no sabía ese golpista es que se había ganado un enemigo de los peores, no quería que muriera rápidamente solo quería que cayera de rodillas llorando por su vida. Quería que su hermana viera que podía hundir a quien fuera y que volviera por miedo junto a él. Aparte de aquello, tuvo coraje para gritar la verdad que Matt no quería escuchar. Miró a las pantallas de televisión pudiendo ver donde habían encerrado al grupo de chicos, pudo ver como Jack estaba cerca de uno de los chicos, parecía que le tuviera cierto cariño. Ese sería su víctima.

Sarah Paulson
Tommy estaba muerto de miedo al pensar que le podrían hacer a sus amigas allí fuera, no quería pensar que podría perder ni a Melissa ni a su querida Merlyn, ese sentimiento hacía que le costara tragar saliva. Miraba a su alrededor viendo a sus compañeros de armas y buscaba algo de cobijo en ellos, pero cada uno estaba más sumergido en sus miserias cuando habían crecido de forma desproporcionada. Lilith levantaba su mirada y sólo podía ver como Bob le estaba abandonando por esa furcia de pelo colorado, sólo podía pensar en recuperar a su querido amigo y darle el amor que no podría encontrar en Maggie. Sarah estaba casi llorando en los brazos de Dean que intentaba darle algo de valor para seguir adelante. Tommy casi muerto de miedo se acercó a Jack que estaba pensativo, estaba limpiándose las heridas intentando no pensar en lo que les podría pasar fuera de allí.
-Jack, por favor, no te preocupes por ellas se que estarán bien, le dejé un arma a Merlyn, era la que escondía mi hermana… Pero tranquilo, seguro que ni siquiera tendrán que usarlas, estarán escondidas en la biblioteca.

Jack miró a su amigo y sonrió al escucharlo, dejó por unos instantes que Tommy apoyara su cabeza en su hombro:
-Eso espero, Tommy- La mirada de Jack se perdió por unos instantes- Juro que Matt morirá entre mis manos si se atreve hacerle algo a Melissa...
La puerta de la pequeña prisión se abrió y entró Matt con un par de hombres que le acompañaban, por unos instantes se quedó mirando al grupo de golpistas:
-¿Sabes, Jack? He pasado un buen rato buscando algo que te doliera, algo que te llevara a mi terreno. 
Matt hizo un gesto y sus dos chicos cogieron a Tommy por los brazos y lo arrastraron hasta el centro de la habitación, cuando Jack intentó resistirse fue apuntado por una pistola. Sarah y Dean se acercaron a él intentando detenerle:
-Por favor, Jack, que no sean dos victimas…
-¿Dos victimas? maldita sea. es Tommy, mi hermano-Jack miró a Matt enfadado-No le hagas daño, bastardo-Se apartó de Sarah y Dean-Se ve que jamás te han quitado nada que te importe…
Jack volvió a intentar acercarse a Tommy y recibió un puñetazo en el estómago por parte de Matt, las secuelas del interrogatorio aún seguían, ahí el dolor era el doble, cayó al suelo dolorido.
-Tú has puesto en mi contra a mi hermana y yo romperé tu vida. No se como le comiste la cabeza a mi hermana para que estuviera contra mi-Dijo Matt.
Tommy, muerto de miedo, intentaba moverse pero le tenían cogido con fuerza de los brazos, Matt le dio un fuerte puñetazo en el estómago, le golpeó en el rostro magullando su frágil piel y le tiraron al suelo donde fue pateado por los chicos.
Matt cogió del pelo a Tommy y miró a Jack:
-Somos iguales, Jack, y tú no eres el jodido héroe de la función. Quiero que lo digas si no quieres que le parta el cuello. Di lo que quiero escuchar:
-¡¡¡SOMOS IGUALES...JODER DÉJALO, YO HICE QUE TU HERMANA ESTUVIERA CONTRA TI!!!-Gritó Jack.

Emma Watson es Melissa

Eran las mentiras que quería escuchar de Jack y las tendría para salvar la vida de su mejor amigo, Matt sonrió al escucharle ya que deseaba escuchar aquello, hizo un gesto y sus chicos arrastraron a Tommy hacia donde estaba Jack, éste abrazó con fuerza a su amigo dolorido que no podía dejar de llorar por el dolor. Lilith sonrió desde su posición al verlo ya que sabía lo que era el dolor y aquello no le sorprendía ni despertaba ninguna clase de compasión. Sarah posó su mano en el hombro de Jack y éste le miró con rabia:
-Será mejor que no te acerques a nosotros en la próxima hora, no quiero hacerte daño… ¿me entiendes?
Maggie se acercó a Tommy y le miró a los ojos dándole algo de cariño, estaba preocupa por él:
-Eres fuerte, Tommy, yo no hubiera soportado una paliza como esa…
Bob se acercó a Maggie y posó su mano en su hombro, miró hacia donde estaba sentada Lilith y vio como se reía de todo aquello, negó por unos segundos intentando mentalizarse del dolor que sufrió en su encarcelamiento, intentar mentalizarse de una mentira ya que sabía que se estaba volviéndose loca.
Matt se limpió las manos de sangre tras la paliza que le dio al pobre crío, se miraba al espejo mientras pensaba en el rostro de Jack y se llenó de rabia. Odiaba a los héroes y más a los que intentaban apartar de su sombra a su hermana, nadie roba a Matt. Se abrió la puerta de su habitación entrando Katty llevando esposada a Melissa y Merlyn con el rostro tapado con una capucha:
-Tengo a las amigas de esos chicos…-Dijo Katty
Melissa miró a Katty y desesperada comenzó a gritar, tenía miedo que le hicieran daño a Merlyn:
-Dejarnos tranquilos-Melissa miró a Matt casi llorando-¿Tú eres el líder? ¿Eres Matt? Por favor suelta a mis amigos, deja a mi amiga tranquila…Por favor.
Matt suspiró al escucharla y enfadado le cogió del cuello, le miró a los ojos, disfrutaba al ver el miedo entre sus lágrimas:
-Eres la novia de alguno de esos locos, sabes que podría usarte para darles una lección matándote…
Katty le excitaba lo que estaba viendo y estaba deseando ver algo de sangre, quería ver como su hombre comenzaba a matar, pero Merlyn tras la capucha tenia algo que decir:
-No le hagas daño, quitarme la capucha, bastardo-Dijo Merlyn.
Katty posó la mano en el hombro de Matt y le miró a los ojos, quería prepararlo para lo que estaría apunto de ver:
-Matt, lo que esconde esta capucha es increíble, te aseguro que hace años que no ves nada igual… Esos cabrones la estuvieron escondiendo…
... Capítulo 30 ...

Sexopia, de Elizabeth Thor

La obra Sexopia nos presenta las vivencias de Nick, un chico de instituto que despierta una mañana siendo chica y que aprovechará esa situación para acercarse a Jessica, la chica de sus sueños, la cual en su estado de hombre no hubiera podido conquistar nunca.

Con esa premisa, Elizabeth Thor nos sumerge en una historia de adolescentes, líos amorosos y humor donde todos tienen algo que esconder.

A medida que avanzamos en el camino de Nick y Erica, su alter ego femenino,  conocemos a más personajes de la trama, cómo Helen y Robert, sus amigos más íntimos, Donna, su madre algo despreocupada y metomentodo o Jude, una chica de pueblo que está loca por Nick.


Sin adelantar sorpresas y giros inesperados y que dejarán con la boca abierta a más de uno, Sexopia es una lectura ligera, divertida y desenfadada que vale la pena echarle un ojo.

Para poder leerlo:


miércoles, 7 de mayo de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 28



Taissa Farmiga es Sarah Nolan
Taissa Farmiga es Sarah Nolan
Sarah iba escoltada por Big T hasta las habitaciones de su hermano. El recorrido se hizo en silencio. Recordaba el último beso que le había dado a Dean y deseaba que no fuera el último. Sabía que su hermano era cruel, pero dudaba que se atreviera a tocarla.
Llegaron a la puerta y Big T llamó nervioso.
—Que pase —la voz de su hermano sonó grave desde el interior de la habitación.
Al entrar, Sarah vio una silla en medio de la estancia. A su alrededor, unas cadenas manchadas de sangre descansaban sobre la moqueta beig, «Ahí es donde ha golpeado a Jack», pensó Sarah.
Matt se encontraba apoyado en su butaca favorita con un vaso de lo que parecía whisky en la mano, las cuales estaban desgarradas. Parecía nervioso y sudoroso, e intentó disimularlo con fría cortesía. «Es lo que le diferencia de Scott y Ryan. Ellos me hubieran abofeteado nada más entrar, Matt intenta mantener la calma antes de atacar.»
—Siéntate —dijo escuetamente. Sarah se sentó frente a su hermano—. Y ahora explícame qué coño hacías con esa escoria —La miró con sus fríos ojos azules.
—Esa escoria, como dices, es mi familia —contestó Sarah desafiante.
—Tu familia soy yo —Se recostó en el asiento—. Esos sólo quieren manipularte para utilizarte en mi contra, ¿es que acaso no lo ves?
—No, estás muy equivocado —Sarah sonrió al ver la expresión de desconcierto de su hermano—. Yo fui quien les reunió para poder acabar contigo, hermanito.
—¡¿Pero qué dices?! ¡Eso no es verdad! —Tiró su vaso y el cristal se rompió en mil pedazos contra la pared—. Tú nunca harías algo así, eres mi hermana. Sangre de mi sangre. Mi familia.
—Era tu hermana hasta que te convertiste en el ser cruel que eres ahora —Sarah tenía los ojos llenos de lágrimas—. Antes eras un buen chico, hasta que Ryan y Scott se hicieron los dueños de la ciudad. Tú quisiste seguir sus pasos, y te transformaste en un monstruo peor que ellos dos juntos.
—¡Lo único que hago es protegerte! ¡Protegernos! ¿Es qué no lo entiendes? —Matt se levantó y se acercó a Sarah—. Estos chicos de la calle nos matarían a la primera oportunidad si nuestros hermanos no se hubieran hecho respetar.
—¿Respeto? ¿Eso crees que te tiene la gente? —Sarah le miró con incredulidad.
—Sí. Respeto. Obedecen mis leyes porque saben que si no serán castigados. Y gracias a eso consigo que ésta mierda de mundo funcione.
—¿En serio te crees eso? La gente te tiene miedo —Sarah se levantó de la silla—. Miedo a que les tortures y les mates. Miedo de tu gente. De Katty.
Matt empezó a reír y a aplaudir.
—Bravo, hermanita, al fin has entendido cómo funciona éste mundo. Para impartir respeto, antes tienes que hacer que te teman.
—¿Violando? ¿Torturando? ¿Asesinado? ¿Así haces que la gente te respete? —Sarah estaba horrorizada. Sabía que su hermano era un déspota cruel, pero nunca llegó a sospechar hasta que punto podía ser tan retorcido.
—Mis hombres necesitan divertirse. Si quiero que hagan lo que les pido, les tengo que dar algo a cambio.
—Eres un monstruo… —dijo Sara.
—Jamás te haría daño, aunque tú me lo hayas hecho a mí —Se sirvió otro vaso de whisky—. Pero no puedo garantizar la seguridad de tu querida nueva familia.
Matt se alejó de ella y abrió la puerta.
—Llévatela de nuevo a las celdas.

***

Melissa tomaba una taza de té caliente para intentar relajarse un poco. Jack y Tommy se habían unido a la batalla contra Matt y ella estaba allí
Emma Watson es Melissa
Emma Watson es Melissa
esperando, «Debería estar con ellos y no aquí, escondiéndome», pensó mirando las paredes amarillas del salón del apartamento de Tommy.
Merlyn también estaba con ella, preparando algo para cenar. Habían decidido estar juntas durante la espera para hacerse compañía, y la verdad es que se alegraba de su decisión.
—Melissa, la cena está lista —la voz de Merlyn sonaba suave, confortable.
—Voy —Dejó la taza de té y caminó hasta la cocina.
Se sentó en la mesa y Merlyn puso ante ella un plato de judías con lacón y una lata de cola.
—Pero… ¿cómo has conseguido esto? —preguntó asombrada.
—Lo tenía en casa. Una lata de judías y otra de lacón, menos mal que han aguantado —Sonrió—. Estos años me he alimentado de lo que encontraba por las calles, y guardé algunas cosas por si las cosas se ponían realmente malas. Y creo que ésta situación la merece —Se sentón frente a ella.
—Sí, yo también lo creo —Melissa le devolvió la sonrisa.
La cena fue agradable. Hablaron de tiempos mejores y se deleitaron con la mezcla de los dos sabores. Melissa no recordaba la última vez que había probado algo tan deliciosa.
Cuanto terminaron, Merlyn sacó unos melocotones en almíbar que devoraron con gusto.
—Muchas gracias por la cena —dijo Melissa y abrazó a Merlyn.
—No-no se han de dar —contestó Merlyn.
—Prepararé té —Melissa se levantó y empezó a calentar agua.
—Cómo se nota que eres inglesa —comentó Merlyn divertida.
—Y orgullosa de serlo —Melissa sonrió mientras llevaba las dos tazas a la mesa.
—¿Crees que les irá bien? —preguntó Merlyn.
—Eso espero —Suspiró—. Como Jack no vuelva, yo… No se qué haría sin él —Se acarició el vientre instintivamente.
—Irá bien. Tommy y Jack volverán, y seréis felices al fin —Merlyn cogió las manos de Melissa entre las suyas con cariño—. Os lo merecéis después de todo lo que habéis pasado.
—No, Merlyn, nos lo merecemos. Tú también serás feliz.
La puerta se abrió de repente y un grupo de chicos entrar con violencia en la casa.
—¡Escóndete! —gritó Merlyn poniéndose delante de Melissa.
Pero no dio tiempo. Los chicos entraron y las cogieron a las dos. Ataron sus manos a la espalda con una cuerda y les hicieron arrodillar.
—Vaya, ¿qué tenemos aquí? —dijo un chico flaco de cabello rubio sucio con voz chillona—. ¿Pero cuántos años tienes tú? ¿Cien?
El resto de los chicos se rieron. Melissa intentaba en vano soltarse.
—Será mejor que estés quieta, putita, o será peor —dijo el mismo chico sin mirarla— Bien, a Matt le gustará nuestro pequeño descubrimiento, si señor. Y nos recompensará bien —Sonrió dejando a la vista una hilera de dientes torcidos—. Vamos.
Los chicos las sacaron a rastras del apartamento de Tommy hacia un lugar que Melissa temía más que nada: la guarida de Matt Nolan.
... Capítulo 29 ...