Relatos Terror

Relatos de terror

Serie Z

Relatos de temática zombie

Relatos Fantasía

Relatos de fantasía

Otros

Relatos de temas diversos

martes, 26 de agosto de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 42 por Elizabeth Thor



Dianna Agron es Maggie
A Jack le costó sonreír ante todo aquello ya que le escondía un oscuro secreto a Melissa y se había dejado llevar por su cuerpo olvidando el amor que ella sentía por él. Forzó una sonrisa llena de culpa mientras acariciaba su preñez. Melissa apoyó la cabeza en su hombro y cerró los ojos al escuchar como latía el corazón de su amor:
-Viviremos para verle crecer -Dijo Jack.
Maggie sonrió al poder limpiar algo de ropa ya que estaba acumulando demasiado polvo y sangre, tenía puesto ropa de Mercedes y había pasado de tener un modelo de ciudad a ser una chica de pueblo. Tendió su ropa mientras que ayudaba a tender más ropa a Mercedes:
-Gracias, Mercedes, hace tanto tiempo que me hacía falta algo de ropa limpia -Dijo Maggie.
-¿Te puedo preguntar una cosa, Maggie?
-Dime…
-¿Cómo es la vida en la ciudad?
Maggie se quedo pensativa y pudo recordar cada momento de su vida en la gran ciudad, en ese trozo de infierno donde era tan difícil sobrevivir cada día:
-Sólo hay violencia, y la supervivencia es cuestión de suerte. Los que manejan las mafias en la ciudad no han dejado morir lo peor de los adultos.
Maggie recordaba a Matt y a los Cohen, esos grupos siempre enfrentados que controlaban las drogas y la prostitución en la gran ciudad.
Merlyn se volvía a enfrentar a algo que creía que había olvidado hace tiempo, volvía a meterse en la cocina y volver a cocinar esas recetas que le enseñó su madre para su vida soltera. Se sentía tan a gusto dando de comer a esa familia, esa familia que le despertaba un sentimiento maternal. Miró por la ventana y vio a Tommy dándole de comer al caballo de la granja, eso le dibujó una sonrisa:
-Hola, Merlyn -Dijo Sarah.
-Hola, Sarah. Que suerte que estés aquí, necesitaba a una ayudante de cocina…
Sarah cogió unas zanahorias y las comenzó a cortar, pudo observar como Merlyn miraba por la ventana con una sonrisa:
-¿Te gusta la granja, Merlyn?
-Hace tanto tiempo que no veo sonreír a Tommy. Me gustaría irme con él a vivir al campo y olvidarlo todo...
Sarah sonrió al escuchar ese sueño pero ella era de ciudad y tarde o temprano volvería, volvería con Matt o si él:
-Todos hemos tenido que crecer demasiado pronto para sobrevivir y para llorar a nuestros adultos. Tommy es el más joven del grupo y aún es un crío por dentro…
El viejo tractor iba haciendo lentamente el camino por la larga y casi infinita carretera, con su poca velocidad esos kilómetros parecían casi infinitos, el viejo cacharro estaba casi en las ultimas y con la pintura ya gastada. Henry estaba llevando con su viejo cacharro a Jack y Bob hacia el camión estropeado, una travesía que lo más seguro que se había llegado más rápido andando.
-Gracias, Henry, tenemos que ir al camión para mirar las piezas que nos faltan -Dijo Bob.
Henry un chico de trece años de pelo moreno y rostro lleno de pecas, de cuerpo frágil. Vestía con unos tejanos con tirantes y no llevaba camiseta, iba descalzo demostrando esa tranquilidad de la vida de pueblo.
-Es un placer. Sois amigos de Mercedes, y por eso sois mis amigos. Aparte tengo demasiadas preguntas sobre la ciudad…
Jack estaba pensativo durante todo el camino ya que no podía quitarse de la cabeza la relación que tenía con Sarah y el amor que sentía hacia Melissa. Tenía miedo de que explotara su relación por algún lado. Al llegar al camión, Bob y Henry comenzaron a mirar las piezas que le hacia falta, mientras que Jack abrió la parte de atrás para comprobar si estaban aún las dos motos. No tuvieron mucha suerte con la gasolina y se volvieron una carga más.
-A ver, hace falta unas válvulas y un manguito. Es increíble como habéis podido llegar tan lejos…
Henry miró a Bob y sonrió mientras se limpiaba las manos de grasa:
-¿En la ciudad había muchos coches BMW? Puedo imaginar que allí os sobra el dinero, seguro que las mujeres se vuelven locas por vosotros…
Bob sonrió al escucharle ya que era la conversación más normal que podía tener con un preadolescente:
-Los BMW los tiene Matt, un mafioso de la ciudad. Las mujeres son un misterio y ni siquiera con dieciocho años de vida podrás saber en qué piensan…
Cargaron las dos motos en el tractor y volvieron a la granja. Bob miró a su amigo que seguía en silencio y comenzaba a preocuparle:
-¿Qué te pasa, Jack? Estás demasiado callado
-¿Qué pasaría si la maldita cura ya no existe?
Bob señaló al horizonte por donde estaba la ciudad:

Dane Dehaan es Bob
-Al menos hemos salido de un infierno donde podríamos haber muerto, si no lo intentamos jamás sabremos como será nuestro final. Prefiero morir lejos de la ciudad y estar más cerca del cielo…
Tommy acompañó a Mercedes para recoger los huevos del gallinero, estaba tan a gusto en aquel lugar tan lejos del hormigón tan oscuro y lleno de sangre. Jamás había visto tantos animales en toda su vida ya que los perros servían de comida para los más pobres de la ciudad.
-Me gustaría vivir en la granja, me hubiera gustado estar aquí con mi hermana…
Mercedes miró a Tommy y forzó una sonrisa:
-¿Tu hermana? ¿Qué le pasó?
-Mi hermana fue asesinada en la ciudad, intentó defenderme y…
Mercedes le dio los últimos huevos a Tommy:
-Creo que no te gustaría vivir en esta zona, los niños vuelven a interpretar a los adultos para no olvidarles y cualquier extraño que rompe su mundo es un peligro para ellos…
Tommy y Mercedes salieron del gallinero al escuchar el ruido del tractor, pudieron ver como el viejo trasto casi oxidado llevaba las dos motos:
-Mi moto, gracias chicos por traerla...
Tommy salió corriendo hacia Jack y le dio un abrazo por agradecimiento, por unos instantes apoyó su cabecita en su hombro y por unos instantes casi se dejaba llevar por sus labios para poder besarle. Merlyn dio un fuerte tirón a Tommy para acercarla a ella y evitar ese beso:
-Vaya, qué alegría, las motos…
A última hora de la noche Henry comenzó a escribir en su lista las piezas que le harían falta para arreglar el camión, sería complicado conseguirlo pero en la vieja chatarrería habían muchas piezas que aprovechar. Jack se acerco a él y le dio la mano pasándole unos cuantos billetes disimuladamente:
-Hazme un favor, tráeme una caja de bombones, el cambio te lo puedes quedar…

Rita Volk es Mercedes
Jack quería tener contenta a Melissa y hacer que no descubriera su relación con Sarah, quería comprar su perdón sin tener que contarle la verdad. Intentaría dejar poco a poco a Sarah mientras volvía a los brazos de Melissa. Henry se subió en su vieja bicicleta y se despidió de Jack, el chico entraría en la casa y cenaría algo antes de ir a dormir. Al abrí la puerta vio a Tommy jugando a cartas con Mercedes y Merlyn. Sarah estaba con Maggie mirando unas cajas de cds y hablando de música, Bob se acercó a Jack con una cerveza mientras veía como Melissa estaba leyendo un libro en total soledad.
-¿No es hora de que hagas un poco feliz a Melissa?
Bob cogió uno de los cds de Maggie y lo puso en el reproductor, comenzó a sonar una balada por los altavoces. Jack se acercó a Melissa y le dio la mano para comenzar a bailar:
-¿Me concedes este baile?
Tommy fue a tirar su última pareja cuando sintió como Mercedes le cogía de la mano, le miró con una sonrisa en los labios ya que ella también quería bailar:
-Tommy, ¿ me sacarías a bailar?
-Yo es que, yo…
... Capítulo 43 ...

miércoles, 20 de agosto de 2014

Vampiros en la noche, Capítulo 9


Megan Fox es Raquel Blair
Megan Fox es Raquel Blair
Raquel observó el gran caserón de la familia Bianchi. El salón era amplio y majestuoso, con grandes y cómodos sofás de terciopelo rojo y tupidas cortinas negras para no dejar pasar la luz del sol. Le encantaba toda esa ostentación, y en su interior anhelaba vivir en una casa con tantos lujos.
Lorenzo preparaba unas copas de sangre mientras esperaban a que la familia Bianchi apareciera. Raquel le observaba en silencio; era un hombre apuesto, alto, de pelo oscuro y ojos azules.
Aldur hablaba con Dante de la muerte de Francesca. La familia Blair al completo vestía de negro como respeto a ella. Raquel se lo había puesto porque adoraba ese color.
Entornó los ojos y dio una vuelta por el gran salón.
«Espero que no tarden en venir —pensó—. Todo éste protocolo me aburre.»
Las puertas de madera se abrieron de repente y la familia Bianchi entró en el salón. Estaba el patriarca, su esposa, la hija mayor y heredera de la fortuna familiar, y los mellizos, un chico y una chica.
Aldur y Dante se pusieron rígidos, Raquel cruzó los brazos sobre el pecho, «Al fin llegan.»
—Bienvenidos, familia Blair, a nuestro humilde hogar —dijo irónicamente el patriarca de la familia con una falsa reverencia.
Aldur se adelantó y se acercó a él.
—Tenemos que hablar. Dante, acompáñanos —dijo y miró a su hijo y los tres salieron del salón.
El resto de la familia Bianchi se quedó unos instantes ante la puerta y luego empezaron a charlar entre ellos.
Raquel había observado la escena en silencio.
—¿Puedo ofrecerle un poco de sangre? —Lorenzo se acercó a ella con dos copas en las manos.
—Claro —respondió—. Por cierto, soy Raquel —Le tendió una mano y Lorenzo la besó—. Vaya, todo un caballero —dijo sonriente.
—Y más con bellas damas como usted, además, ya nos hemos visto antes —Lorenzo le dio la copa de sangre—. Espero que sea de su agrado.
Raquel empezó a beber con avidez. El viaje había sido largo, y aunque hacía poco tuvieron todo un festín, estaba sedienta.
—Deliciosa, A positivo, ¿cierto?
—Y de una dama virgen, de la mejor cosecha de mi padre —añadió Lorenzo.
Raquel sonrió complacida.
—Y refréscame la memoria, ¿cuándo nos hemos visto?
—En una de las fiestas de mis padres, hace unos años —respondió Lorenzo.
Raquel se acercó a él.
—Cierto. Le recuerdo —dijo y le cogió del brazo—. Estuvimos charlando un rato, hasta que Aldur nos interrumpió.
—Exacto —contestó Lorenzo—. Tuvimos una agradable charla en el jardín, bajo la luz de la luna.
Raquel asintió. Lo recordaba, «Y si Aldur no hubiera asomado la cabeza, aquella noche hubieras acabado entre mis piernas», pensó con resignación. A Raquel le encantaban los hombres como Lorenzo para pasar una noche loca de sexo, o para alimentarse de ellos hasta la muerte.
Miró a su alrededor. La familia Bianchi seguía charlando animadamente sin prestarles atención, y Aldur y Dante estaban tardando en volver. «Aquí estaremos a salvo. Y ahora que Francesca no está, ella tenía todo el poder.
—Podríamos proseguir la charla que dejamos a medias. Si le parece bien —dijo Lorenzo sacándola de sus pensamientos.
Raquel dudó un poco. Quería estar cuando Aldur y Dante volvieran, pero se aburría estando en aquél salón. Suspiró, «Un rato de charla y aire fresco no me vendrá mal.»
—Me parece perfecto —decidió al fin.
Lorenzo le ofreció el brazo y los dos vampiros salieron juntos al jardín.
***
Jack llevaba toda la noche acechándole. Era un vampiro de tercera categoría, sin contacto con la realeza vampírica, pero en los bajos fondos los cotilleos
Chace Crawford es Jack Blake
Chace Crawford es Jack Blake
corrían como la sangre en las venas.
No se acercaba demasiado a él, ya que temía espantarle. Era un hombre de unos treinta años, de estética informal, castaño y de ojos avellana que parecía tener predilección por la sangre de los jóvenes. Y Jack aprovecharía esa debilidad.
Se encontraban en un club del centro de Londres y el vampiro salió a que le diera el aire. Jack le siguió y chocó con él.
—Disculpe, no le había visto —dijo con la mejor de sus sonrisas.
El vampiro le miró de arriba a bajo.
—Tranquilo —Ladeó la cabeza con curiosidad—. Eres nuevo por aquí, ¿cierto?
—Sí, acabo de llegar de Manchester. Soy Jack.
—Owen —dijo el hombre y sonrió.
—¿Quieres que vayamos a un sitio más intimo? Así podremos charlar mejor —dijo Jack coqueteando. Esperaba que su atrevimiento no le espantara.
Owen le miró con extrañeza, pero a los segundos pareció complacerle la idea.
—Claro, ¿por qué no? Hay un bar en la esquina. Es más tranquilo que esto —Señaló la puerta del local.
—Perfecto. Te sigo.
Se pusieron en marcha. Owen iba delante, indicando el camino. Llegaron a un callejón y el vampiro se acercó a él.
—Así que acabas de llegar a la ciudad, ¿eh? ¿Conoces a mucha gente por aquí?
—No, la verdad es que estoy solo por así decirlo —Jack sabía que era eso lo que Owen quería escuchar.
El vampiro asintió y se detuvo en seco.
—En ese caso… —Empezó a decir sacando los colmillos.
En ese momento, Jack sacó una estaca en un rápido movimiento y empujó al vampiro contra la pared.
—¡¿Pero qué coño?! —Owen estaba desconcertado—. ¿Quién eres?
—Soy Jack Blake, cazador de vampiros, y quiero hacerte unas preguntas.
—Yo no sé nada —dijo intentando apartar a Jack.
—Eso lo decidiré yo —Lo cogió con más fuerza y puso la estaca sobre el corazón de Owen—. Bien, empecemos. Los Blair se han marchado de la ciudad, ¿cierto? —El vampiro no dijo nada. Se limitaba a contemplar la estaca aterrado—. ¡¿Cierto?!
—¡Sí, sí! —Consiguió decir.
—¿Y dónde se encuentran ahora?
—Yo no…
—¡Dímelo! —Jack acercó su cara a la de Owen amenazante.
—¡No lo sé! ¡Te lo juro!
—¿Y qué sabes?
—So-solo que se han marchado de la ciudad, nada más —Jack acercó más la estaca al corazón—. ¡Es la verdad! ¡No sé más!
Jack suspiró. Esperaba sacar más información acerca del paradero de los Blair. Owen sólo le había confirmado algo que ya sospechaba; los Blair ya no se encontraban en Londres.
—Bien, gracias por la información —dijo y clavó la estaca en el corazón muerto del vampiro.
... Capítulo 10 ...

El Último Juego de Niños, Capítulo 41 por Elizabeth Thor



Bex-Taylor Klaus es Tommy
Merlyn miraba a mercedes sentada en el sillón esperando que comenzara a preguntarle. Jack estaba apoyado contra el marco de la puerta con los brazos cruzados pensativo. Bob, Magie y Sarah estaban en el porche de la casa pudiendo ver el inmenso cielo lleno de estrellas, algo que no veían desde la ciudad. Mercedes cogió la cafetera y llenó unas tazas para alargar la noche:
-¿Cómo puede ser que siga viva una adulta? Creía que todos los adultos murieron por culpa de la lluvia…
Merlyn sonrió al coger su taza de café y le dio un sorbo:
-Hace años me pusieron un antídoto para la enfermedad…
Mercedes se quedo asombrada ya que dijo “antídoto”:
-¿Antídoto? No lo puede creer.
Jack sonrió al escucharla:
-Has visto sus arrugas, has visto las venas de sus manos y has sentido el tacto de sus manos, es una adulta-Jack cogió una taza de café- Solo queremos conseguir unas piezas para arreglar nuestro camión para seguir hacia delante…
Mercedes estaba eufórica al escuchar que había una cura para sobrepasar los dieciocho años. Le temblaban las manos al dejar la taza encima de la mesa:
-¿Una cura? Podré envejecer como lo hacían mis padres y…
Mercedes se quedó pensativa antes de terminar la frase ya que había algo que la madurez no le podría dar
Tommy cogió una taza de café y se sentó en el sofá, tenía mucha preguntas para su anfitriona:
-Bueno, también podemos ir a la ciudad más cercana para conseguir las piezas…
Mercedes negó con la cabeza al escucharle:
-A Summer Hills no le gustan los extranjeros. Yo hace años que no voy al pueblo, cada día viene un chico a ayudarme con la granja y ese es mi único lazo con el pueblo.
Tommy sonrió al escuchar aquello de necesitar ayuda para la granja ya que le encantaría pasar un día con los animales:
-¿Necesitas ayuda, Mercedes? Yo quisiera ayudarte. Jamás estado en el campo y me encantaría ayudaros...
Mercedes cogió la bandeja del café y sonrió mirando a los chicos:
-Bueno, Tommy. Vamonos a dormir ya que hay que madrugar…
Sarah y Maggie estaban en silencio fumando unos cigarrillos, miraban el cielo estrellado:
-¿Cómo estás, Sarah? Hace ya un tiempo que falleció Dean…
-Creo que lo estoy superando poco a poco…
Las dos chicas miraron a Bob que estaba en silencio y posiblemente pensando en Lilith, estaría algo angustiado al haber dejado abandonada a su amiga:
-¿Sigues pensando en Lilith?-Preguntó Maggie.
-Cómo puedo olvidarla, ella era mi hermana y nunca pensé que pudiera ser un peligro, quería recuperarla…
Mercedes estaba en la cocina limpiando los platos tras la cena, en aquella tranquilidad alguien posó su mano en su hombro y al girarse vio que era Merlyn que quería ayudarle ya que estaba muy agradecida por todo, cogió uno de los platos y también se puso a limpiarlo.
-Te agradezco tanto que nos dejes pasar unos días en tu granja…
-En el fondo, necesito algo de compañía. ¿sabes Merlyn? Pero no me llevo demasiado bien con mis vecinos…
Mercedes suspiró al mirar a Merlyn:
-¿Para que quiero envejecer, Merlyn? Jamás podre tener hijos. Estoy destrozada por dentro…
-¿Qué pasó?

Sarah Paulson es Merlyn
-Cuando tenia catorce años, conocí a un grupo de chicos del pueblo y después de una borrachera uno de ellos abuso de mi-Mercedes comenzó a llorar y posó su cabeza en el hombro de Merlyn-Quise tener ese hijo pero aborte y me destrozó por dentro, dejándome sin matriz...
Merlyn le miró a los ojos y forzó una acogedora sonrisa:
-¿Qué pasó con ese chico?
-El hijo del sheriff lo colgó. Pero yo jamás he podido volver al pueblo, siento que la gente me señala…
Merlyn entró en la habitación y vio como estaba profundamente dormido Tommy, ella sonrió al verlo ya que se notaba su añoranza por una cama. Lentamente le acarició el pelo y le dio un beso en la frente, lo arropó con mimo para que no tuviera frío en la noche. La mujer se quitó la ropa y se acostó a su lado e intento dormir un poco pero no pudo olvidar lo que dijo Mercedes, no podía olvidar que ella fuera violada por otros críos y no podía entender cómo éste mundo se había fastidiado por la falta de los adultos. 
Maggie miró a Bob y comenzó a sonreír ya que no tenía a ninguna rival en el corazón de su chico. Se acercó a su lado y le miró a los ojos:
-Sé como podrías olvidar a Lilith…
-¿Qué?
Maggie le besó y le dejó casi sin respiración. Cuando el chico le miró a los ojos dudó en lo que pretendía:
-¿Qué quieres hacer, Maggie?
-¿Te lo tengo que contar, Bob?
Bob cogió de la mano a Maggie y los dos fueron hacia la el granero para convertirlo en su nidito de amor. Allí se quitaron la ropa y se dejaron llevar por sus pasiones tirados entre balas de paja.
Jack no podía dormir y su mirada se dirigió hacia el rostro de Melissa para comprobar que estuviera profundamente dormida, no podía dormir ya que solo podía pensar en Sarah. En ella podía encontrar esa pasión perdida con Melissa y otra mujer le estaba esperando, le esperaba tras esa habitación. El joven se levantó de la cama y salió del cuarto para encontrarse con su amante y abrir la puerta de aquella habitación allí estaba ella esperándole, Sarah sonrió al verle y le hizo un sitio en su cama:
-Jack, te estaba esperando…

Jacob Artist es Jack
La pasión y el amor entre ellos dos se dieron la mano en esa cama, Sarah se mordió el labio inferior al sentir el cuerpo sudoroso de Jack. Intentaron no gritar por el placer, intentaron no hacer ninguna clase de ruido para no despertar a nadie de la casa. El placer terminó y los dos chicos se quedaron en silencio buscándose un lugar en el mundo, sabían que estaban haciendo algo mal pero no quería hacer daño a nadie:
-Jack, esto no puede continuar…
-Todo se terminara cuando nazca mi hijo, ¿me entiendes, Sarah?
Tommy se despertó tras la pesadilla, había vuelto a soñar con la ciudad y con el tiroteo que hubo antes de escapar, al abrir los ojos podía ver que a su lado estaba Merlyn que dormía con ella en la misma cama. Le tranquilizaba ver a contraluz a su amiga gracias a la luna, le tranquilizaba poder escuchar su respiración. Merlyn abrió lentamente los ojos ya que sintió como era observada por su joven amiga y las dos se miraron a los ojos a contraluz:
-¿Qué te pasa, Tommy?-Preguntó Merlyn.
-Vuelvo a tener pesadillas después del tiroteo de la ciudad, pude que hayan pasado casi dos meses pero no he podido olvidarlo…
-Ninguno lo hemos podido olvidar, Tommy…
Tommy se acercó a Merlyn y posó su cabecita en el hombro de su amiga y tímidamente le susurró algo al oído:
-Siempre observo a Jack y vio que eso de ser el líder le está consumiendo, veo que no mira con el mismo amor a Melissa, no se que le pasa…Tantas veces he querido besarle y que olvidara todo su dolor…
A primera hora de la mañana los rayos del sol comenzaron a entrar por las rendijas de la ventana acariciando el rostro de Melissa, la joven sonrió al sentir la almohada en su cabeza, sonrió a sentir esas sabanas cubriendo su cuerpo. Miró a su lado y vio a Jack durmiendo, le cogió su mano y se la posó en su vientre para que sintiera esa vida que estaba creciendo lentamente en ella. Jack se despertó lentamente y vio a Melissa a su lado sonriendo, sus dedos fue acariciando sus primeros meses de embarazo:
-Es nuestro hijo y sabes, Jack, serás un padre perfecto…
... Capítulo 42 ...

lunes, 18 de agosto de 2014

Autora invitada en 'Qué Fue De?'

¡Hola a todos!

Hoy soy la autora invitada en la web 'Qué Fue De?', en la sección 'Recuerdos de Oro', donde hago un repaso a la influencia que el terror ha tenido en mi infancia. Espero que disfrutéis con su lectura :)



martes, 12 de agosto de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 40 por Elizabeth Thor



Dane Dehaan es Bob
“Después de la tormenta, sigue viviendo en nosotros la buena música, después de escuchar a The Doors repasemos un poco los últimos éxitos de AC/DC. Una de las mejores cosas que me dejó mi padre fue el amor a la música rock”
Una voz de un chico de unos catorce años se escuchaba desde la radio, una de las pocas emisoras que se escuchaban por América. Uno de tantos niños que no quería que la música se olvidara como los adultos.
“Las bandas callejeras se han hecho con las calles de la ciudad e intento con mi hermana pequeña rescatar todos los discos que podemos,cada vez que escuchamos una canción de rock recordamos a mis padres y no sabemos cuanto tardaremos en morir por culpa de la violencia de las calles. Al menos podréis escuchar buena música, mis queridos oyentes”
Bob estaba pensativo y se fundió con la carretera, la única persona que le hacia compañía era aquel niño locutor y su cariño por la música. Maggie era su copiloto y lentamente fue acercando su mano hasta poder unirse con la mano de Bob en el cambio de marchas, el chico sintió ese tacto tan suave y miró a Maggie y ella le ofreció una sonrisa. Melissa estaba profundamente dormida y tenia apoyada su cabeza en el hombro de Jack, él acarició el pelo mientras su mirada se entre cruzaba con la de Sarah. Se sentía una extraña tensión sexual entre ellos que nadie podría descifrar y que ellos solo sabían. Tommy tenía una novela que había encontrado en uno de sus saqueos, era una novela de bolsillo de hojas amarillentas y por suerte no había perdido ninguna. Merlyn estaba leyendo por encima de su hombro, Tommy lanzó un largo suspiro al leer uno de esos pasajes:
-Niño tonto, no sabes nada de la historia de fantasía. Es el mundo de las fantasías humanas. Cada parte, cada criatura, pertenecen al mundo de los sueños y esperanzas de la humanidad. Por consiguiente. No existen limites para fantasía…
Merlyn acarició la cabecita de Tommy y le ofreció una sonrisa:
-Algún día, veremos La Historia Interminable. Sé que te gustará esa película…
Unos extraños ruidos fueron producido por el camión y fue asustando a Bob que intentó pisar el embrague para que no se ahogara el motor. Hasta que el humo oscuro avisó que había algo que no funcionaba y el olor a quemado avisaba que seria mejor parar:
-Mierda.
-¿Qué pasa, Bob? -Dijo Jack.
El grupo de chicos salieron del camión y Bob abrió el capo para ver el desastre que se había convertido el motor:
-Por dios, chicos, decirme que sabéis algo de motores…

Dianna Agron es Maggie
Jack y Tommy se miraron a los ojos bajo la ignorancia sobre mecánica y sobre todo de un camión:
-Bob solo entiende de motos y creo que a Jack le pasa lo mismo…
Un camino demasiado largo, un camino demasiado polvoriento para andar por la carretera que era devorada por el sol. El paisaje no era demasiado bonito para el grupo de chicos que comenzaron su largo camino, había coches estrellados que contenían los esqueletos de algunos adultos y conseguían mostrarte el maldito futuro que había comenzado hace años. Jack tenía cogida por la cintura a Melissa para ayudarle a andar y esperando el mejor sitio para poder descansar. Sarah, Bob y Maggie andaban por delante del grupo llevando las armas. Tras de ellos estaban Tommy, muerto de miedo al ver el desierto de huesos, y Merlyn, que le cogía de la mano para darle fuerzas para seguir andando.
-¿Por qué hay tanta muerte, Merlyn?-Preguntó Tommy.
-Seguro que estos adultos se encontraron con la lluvia cuando estaban en la carretera…
Melissa forzó una sonrisa mientras se apoyaba en Jack, se sentía tan inútil al estar en ese estado y no poder defenderse:
-Jack, me siento como un barril con la patitas muy cortas…
-Eres mi barril, Melissa.
Eso hizo que Melissa comenzara a reír sin cesar, Sarah miró a la pareja y su mirada se entrecruzó con la de Jack por unos instantes, le ofreció también una sonrisa. Al final de su camino llegaron a una bifurcación del camino hacia una granja y que estaba indicado por un buzón “Los Meyers”. Jack se quedó mirando al grupo y creyó que sería la mejor opción pedir ayuda a los granjeros, si encontraran todo aquello desierto esperaría encontrar un sitio para que pudiera descansar Melissa:
-Vamos a esa granja, espero encontrar ayuda o poder encontrar algún sitio para descansar…
Bob sacó el cargador de su arma y miró las balas. Levantó su mirada y observó a Sarah y Maggie:
-¿Estáis preparadas? No me fío de nadie…
Merlyn sacó un pañuelo de su bolsillo y se lo puso en la cara para tapar su madurez, para que nadie subiera que era una adulta y no asustar ni llamar la atención de nadie. Entraron a los grandes campos de maíz que extrañamente estaban regados y perfectamente cuidados. Vieron unas vacas pastando, unos perros corriendo por el prado y unos caballos. Eso llamó mucho la atención de Maggie, ya que nunca había visto a un animal de granja, un caballo lo había visto en fotos y en libros. Se acercó a la valla y se sorprendió al ver como el animal se acercaba a ella. Tímidamente, la chica acarició las crines del caballo. Bob, Jack y Merlyn se quedaron mirando mientras Maggie, Melissa y Tommy estaban fascinados por aquel animal.

Rita Volk es Mercedes
-Es increíble que los animales no sepan que ellos también están afectados y que con dieciocho años ya han vivido toda su vida -Dijo Jack.
-Cuando era pequeño, mis padres me llevaban a la granja de mis abuelos que tenían animales, un caballo no me llega a sorprender… -Dijo Bob.
Merlyn vio como alguien se acercaba a ellos, cogió de las manos a Jack y Bob con miedo y miró a los demás chicos:
-Venir aquí, tenemos compañía.
Llego allí Mercedes Meyers, una chica de dieciséis años con el rostro lleno de pecas, pelo castaño y con coletas. Con un traje con falda marrón gastado y unas botas dos tallas más grande, con los cordones desatados. Entre sus manos una escopeta y no dudaría en disparar a los extraños.
-¿Que queréis, extranjeros? Ésta es mi granja…
Jack levantó los brazos y se acercó a la chica, quería que supiera que no eran una amenaza. Paso a paso, Tommy estaba muy nervioso ya que temía que le disparara y Merlyn le cogió fuertemente de la mano para que no se moviera. Melissa se escondió tras Bob para no ver lo que pasaba ya que sentía que se podría morir de miedo en cualquier momento. Sarah tenia el dedo pegado al gatillo de su arma y tenía a Maggie bajo su mirada preparada para llenar de plomo a la Redneck.
-Venimos a buscar ayuda, no queremos hacer daño a nadie… -Dijo Jack.
Mercedes levantó su escopeta y apuntó a la cabeza a Jack, por unos instantes podría volarle la tapa de los sesos ya que no soportaba ni se fiaba de los forasteros. Pero algo le llamo la atención y fue la voz de Merlyn que se quito el pañuelo del rostro:
-No le hagas daño, por favor…
La joven bajó el arma al ver aquello ya que hacia años que no veía una adulta, pensaba que se habían extinguido después de la lluvia:
-No me jodas, eres una adulta...
Mercedes bajó su escopeta y la dejó caer al suelo, hacia tanto tiempo que no veía esa madurez. El último adulto que había visto fueron sus padres y los vio morir ante ella, miró a Jack señalando a Merlyn:
-¿Que hacéis con esa adulta? ¿Por qué está viva?
Merlyn se acercó a ella y le sonrió, una de esas sonrisas tan acogedoras y que para un niño podría ser casi paternal:
-Ellos me acompañan para encontrar la cura de la lluvia. Existe, yo soy la prueba…
Mercedes cogió de la mano a Merlyn para sentir el tacto de su mano ya que quería recordar el tacto de la piel de una adulta, quería recordar como ella acariciaba la mano de su madre cuando era una cría. Miró a los chicos:
-Soy Mercedes Meyers y éste es vuestro hogar para una semana…

Sarah Paulson es Merlyn
Mercedes se puso la escopeta en su espalda y se acercó a Melissa, comenzó a acariciar su preñez y le miró a los ojos:
-Qué clase de vecina sería si no diera una cama a una embarazada…
Miró a los chicos y dio un largo suspiro después de haber vivido ese momento tan angustiosos apuntándolos con su arma:
-Perdonarme, últimamente no tengo buenos recuerdos de los extraños.
Mercedes estaba llena de preguntas y más sobre esa adulta, la noche en su comedor habrían muchas preguntas y sobre todo sobre la adulta. El hogar de la redneck estaba parada en el tiempo antes de la lluvia, no quería olvidar a su familia. Tommy estaba mirando las estanterías llenas de libros había tantos que le gustaría leer y “Mundo de Sangre y Cenizas” o “White Dragon” era algunos de ellos.
... Capítulo 41 ...