jueves, 30 de julio de 2015

El Último Juego de Niños, Capítulo 57 por Elizabeth Thor


11406214_10153419971311411_7932472399401369523_o
miley cyrus es Katty
Dos chicos corrían por el bosque intentando huir del humo, querían poder cumplir un años más de vida y otro más cerca de su muerte. Clay vio como los dos chicos corrían del humo para volver al pueblo y con dos disparos les paró los pies, Clay se acercó a ellos y les miró a los ojos con enfado:
-¿Queréis esconderos bajo vuestras camas? ¿Queréis ir a soltar el rumor de que Clay no puede con unos fugitivos…?
Clay, sin pensarlo dos veces, disparó a uno de los dos chicos a la cabeza y saltó la sangre, saltó los trozos de cerebro manchando a Clay y al otro chico, que cayó al suelo asustado. El hijo del sheriff no lo pensó dos veces y mató al último testigo:
-Tengo un nombre que no podéis hundir…
Mary Lee cogió un pañuelo que tenía en su bolsillo y lo bañó con el agua de su cantimplora para poder respirar, andó entre el humo hasta llegar al foco de todo, donde había nacido el fuego. La chica se paró de golpe y se llevó la mano a su pistola al escuchar un ruido, al escuchar unos pasos que tenía a su espalda. Al girarse, vio a Maggie que tenía el rostro cubierto por un pañuelo.
Mary Lee corrió contra ella, las dos chicas se golpearon el rostro cayendo al suelo, Maggie estaba tirada en el suelo paralizada, no podía mover sus manos ya que las rodillas de su atacante las tenia clavada en sus brazos, aparte de eso comenzó a recibir puñetazos en el rostro. La redneck sonreía al ver como saltaba sangre de la nariz de su víctima, Maggie le dio un fuerte golpe con sus piernas haciendo que la soltara. Mary Lee, enfadada, se dirigió hacia ella pero recibió una patada en el estomago y cuando se inclinó dolorida recibió un rodillazo en el rostro. Mary Lee sacó la pistola y apuntó a Maggie, sonrió al mirarla, ya podía saborear ese momento de cuando le saltaran los sesos a su presa:
-Malditos seáis los forasteros. Los niños de ciudad, ¿qué pensáis? ¿Qué nuestras tierras son vuestras…?
El cuerpo de Mary Lee se quedó inmóvil por unos segundos a los ojos asustados de Maggie y comenzó a caer sangre de su boca. La chica cayó al suelo y a su espalda se pudo ver como tenía clavado unos cuchillos. Maggie respiró con calma al ver que fue salvada y lo que le sorprendió más es que fue salvada por Katty. La chica le sacó los cuchillos a la redneck y miró a Maggie:
-No me des las gracias, odiaba a esta paleta… -Katty se acercó a Maggie, que aun no se había levantado, y le acarició el rostro con el cuchillo- Podría decir que tuviste un accidente… Que yo llegue tarde a salvarte y la paleta te mató.
Katty dio un par de pasos hacia atrás y lamió el cuchillo manchado de sangre:
-Da gracias por seguir viva…
Bob cargó su arma y poco a poco se guió por los pequeños ruidos que se escuchaban, pequeñas sombras que podrían ser su enemigo. Todos estaban perdidos entre el humo y el fuego y cualquiera podría ser una victima. Connor no lo pensó dos veces y comenzó a disparar con su escopeta, había reconocido a uno de los fugitivos. Bob recibió un disparo en el brazo y eso hizo que comenzara a gritar de dolor, Connor sonrió al ver que su presa estaba a punto de caer, podría jugar con su presa y destrozar al extranjero.
Bob se retorcía de dolor llevándose la mano al brazo ya que no dejaba se sangrar, Connor sonrió y al acercarse a él le dio una fuerte patada en el rostro, pisando le la herida y disfrutando de esa visión de dolor. Miró a Bob con una sonrisa en sus labios y le apuntó a su cabeza con la pistola:
-Respira por ultima vez este aire puro. Será lo único que te llevarás al otro mundo.
Bob alargó la mano y cogió un trozo de tronco, con todas sus fuerzas le dio un golpe a Connor y consiguió que dejara caer su arma. El dolor se pudo ver en el rostro del chico y recibió una patada de Bob en el estomago. Connor se llevó las manos al estómago y con todas sus fuerzas se lanzó contra Bob empotrándolo contra un árbol, el chico intentó coger el arma para rematar al forastero. Bob cogió un trozo de madera y se lo clavó en el cuello a Connor, éste se llevó la mano a la garganta ya que no dejaba de sangrar. Se estaba ahogando en su propia sangre. El chico cayó al suelo mientras acariciaba su muerte por segundos, las hojas marchitas y las flores se bañaron con la sangre de Connor. Bob se aferró al tronco de un árbol e intentó ponerse en pie, sonrió al ver que había matado al ayudante del sheriff.
... Capítulo 58 ...

2 comentarios: